Crónicas del aviador – 1ª parte

Hola queridos lectores, como bien sabréis, llevo unos días desaparecido del mapa y no es para menos ya que después de una extraña llamada acabo de volver de una pequeña escapada por el círculo polar Ártico (ande casi llegando al Polo Norte). A que se debía ese viaje tan repentino.

Os dejo una transcripción de la llamada que recibí días atrás.

Aviador – Mayday, mayday, Laidmon responde
Laidmon – ¿Mai tai? perdona pero esto no es un bar
Aviador – Laidmon cabrón, soy “el aviador” (nombre real censurado para protegerlo de los posibles asesinos que lo acechen), necesito ayuda estoy en “andaperderelculoomáslejos” (coordenadas reales censuradas para que nadie lo vaya a buscar), es una isla y me persigue un oso polar.
Laidmon – ¿No estarás en tu salón viendo Perdidos?
Aviador – Estoy en el puto polo norte necesito que …

En ese momento se corto la comunicación y supe que algo malo pasaba, con lo que raudo y veloz me dispuse a terminarme el  Monkey Island otra vez, así como sus secuelas. Así pasados dos meses y medio, en mitad de un empache de garbanzos con chorizo decidí que era el momento perfecto de ir a buscar al aviador, no sin antes pasar por el servicio, que no es bueno viajar sin antes cagar, que como en el retrete de casa en ningún lado.

Con lo que una vez terminadas mis oposiciones a ministro de agricultura por mis méritos en creación de abono y entre que justo cuando iba a salir me llamaron al telefonillo de casa y tuve que acompañar a un amigo a la tienda de videojuegos del centro para ver si el Gear of War 2 había o no bajado de precio, y al ver que no bajaba tuvimos, por supuesto que esperar a que bajase, que total si no son dos semanas son tres. En esto que a los dos meses bajó de precio, pero claro si ya lo compra pues habrá que pasárselo en cooperativo, que para eso está.  Y terminadonoslo y como a mí no me gusta posponer las cosas, decidí que como empieza el calor por aquí, y en el polo hace fresco y se tiene que estar mejor. Tomar rumbo al último paradero conocido de nuestro ilustre colega.


Gracias a la capacidad de procrastinación (como toda persona culta sabe, es la capacidad de poder trasladarse largas distancias en el espacio, con la mera acción de tomar un taxi o un avión, o en el tiempo, solo con el hecho de quedarse sentado esperando, este último acto solo sirve para trasladarse al futuro y en cortos espacios de tiempo) que poseemos los makarras, llegue sin mayor dificultad, y dejándole una púa bastante considerable a la cuenta bancaria de Sedue, a mi destino. En el cual encontré un diario Makarraskine y una cámara digital con cientos de fotos de  su último viaje.

Aquí os dejo compañeros la última nota de su diario y la ultima fotografía tomada.

22 de Septiembre de 2008:

*Coño un oso polar, que bonito, me pregunto que comerán y porque olisquea tan inquieto por los alrededores de mi tienda. Me dispongo a hacerle una foto, parece que oscurece así que conectare el flash, será una foto de infarto.*

el-aviador

No pude encontrar rastro del oso ni de nuestro compañero cuando llegué, espero que poco a poco y gracias a las anotaciones y fotos de su diario podamos descifrar que le paso y cuál es su paradero actual.
Os espero en “Crónicas del aviador – 2ª parte”

 

3 Chorradas al viento en “Crónicas del aviador – 1ª parte”

  1. 13/4/2009 a las 11:51:56
    Puestos a decir tonterias, M ha dicho que...

    Y recuerda, si no sabes cual es el siguiente paso preguntale a tito Jacob.

    Thumb up 0 Thumb down 0

  2. 13/4/2009 a las 12:42:58
    Puestos a decir tonterias, SedueRey ha dicho que...

    tito Jacoboooooooooooooooooo, aquí hay una tal Manoli que pregunta por ti.

    Thumb up 0 Thumb down 0

  3. 13/4/2009 a las 20:39:52
    Puestos a decir tonterias, propiedades angelini ha dicho que...

    me encanto el articulo

    Thumb up 0 Thumb down 0

Seguro que puedes decir alguna chorrada

XHTML que puedes poner

a b strong quote blockquote br cite li ul img i em strike

Advertencia: Los comentarios se pasan por el filtro Akismet, si no llega a publicarse, háznoslo saber.